Cómo cocinar una buena butifarra

Si te gustan las salchichas, las butifarras xnxx te van a encantar. Antes de hablar de los embutidos, permitidme hacer mención de alguna aplicación del cerdo a la cocina, sobre todo la tradicional, en que se presentan los pies de cerdo que podemos cocer de mil y una maneras, todas igualmente tan buenas como los xvideos. Partiendo del cocido se pueden asar, guisar, hacer a la brasa, hacer croquetas; son buenísimos guisos con setas, hechos a la lata (que no falten las secas); un mar y montaña con una ensalada de pies de cerdo con tallarines de calamar y cigalas… En la web tienes toda la información necesaria para hacer una buena comida.

Hasta el rabo todo es toro

  • Mejilla de cerdo: una excelente propuesta. Guisadas resultan muy tiernas y de gran sabor, son un pasada paladeando todos los sabores del sofrito y la picadura. Podemos cocinarla al horno a la catalana regada con vino blanco, moscatel y un poquito de coñac (o más emborrachada) sin descuidar el tomate, cebolla, patatas, ajo, aceite, sal, pimienta, tomillo y romero, ¡Confitadas son para lamerse los dedos!
  • La tripa: no dejamos de guisarla con garbanzos y una abundante picadura, también se denomina tripa a la catalana. También queda perfecta con unos callos picantes.
  • Papada: un mar y montaña con papada y pop (que no falten las patatas, cebolla, ajo, zanahoria, puerro, perejil, pimienta roja picando y un buen tanto de vino blanco), plato melós que repetiréis.

El embutido, muy variado, ha sido históricamente un fijo de la cocina tradicional catalana. El embutido es todo un símbolo de aprovechamiento que se origina a partir de la matanza del cerdo en todas las casas de labradores. Era verdaderamente un ritual donde intervenían muchas personas, grandes y pequeños, que hacían una fiesta grande y que poco a poco se convertía en una bacanal gastronómica en que de buena mañana, casi en ayunas, se comían crujientes de tocino; a media mañana unas catas de alioli y judías con cabeza y pata; para comer col confitada, escudilla con pasta gorda, costillada; para cenar, sopas escaldadas, hígado con cebolla con judías blancas. Y además, no imaginas cómo corría el vino, los porrones siempre estaban llenos. ¿Era o no era una bacanal gastronómica?

El 12 de febrero es jueves, la fiesta mayor de los carniceros y de los charcuteros, el día de la carne y de la fiesta por antonomasia. Hablamos del jueves que es punto de partida de los Carnavales, la fiesta de los disfraces y el desmadre en medio del frío invernal. Y como no hay una buena fiesta si no hay una buena almohada, hay que comer de lo lindo para que el estómago no amenace con quedarse insatisfecho.

Publicado en Alimentacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*